Desarrollar la pasión del alumnado es una de las claves que todo docente debería plantearse, sea de la etapa que sea.

Cuando esta personita que tengo delante salga del sistema escolar… ¿sabrá cuál es su pasión? ¿qué se le da bien? ¿qué cualidades, virtudes, fortalezas están innatas en él/ella? ¿o aquellas que puede llegar a desarrollar?

Más allá de las asignaturas, o, mejor, a través de ellas, podemos contribuir al autoconocimiento de nuestros niños y niñas, chicos y chicas. Porque… ¿qué mayor reto vital tenemos que conocernos a nosotros mismos?

Algunas claves

Para ello, te dejo este visual con cuatro claves que me parecen fundamentales, tanto para los profesores como para las familias:

  • Ser ejemplo: dedicar tiempo a cultivar nuestra pasión, a hablar de ella con nuestros alumnos-as y que puedan ver un modelo en nosotros de personas realizadas (o al menos, que lo intentan).
  • Buenas preguntas: no tanto las que tienen una respuesta única, sino las que generan multitud de oportunidades. Que se planteen preguntas que les sirvan de hilo conductor de vida.
  • Tiempo: el mayor de los tesoros. Dejemos tiempo de silencio y de reflexión. 5 minutos antes de comenzar o acabar la jornada. Tiempos de soledad, de cuestionamiento. Y también tiempo con otros, pero de calidad.
  • Cultivar sueños: nada hay que merezca la pena que no lleve tiempo y trabajo. Ayudar a que cultiven sus sueños. Y cultivar en el sentido terrestre de la palabra, sabiendo que la tierra es sabia y que necesita sus momentos. Persistir, esperar, esforzarse, gratificación retardada…

Son claves simples, pero estoy segura de que avanzaremos en el descubrimiento de la persona que somos, de las personas que ya son.

 

 

Logo Desaprende 1 segundo

Suscríbete a nuestro Blog

Únete a esta maravillosa comunidad y recibe ideas, recursos y estrategias del mundo educativo.



You have Successfully Subscribed!