Nunca había soñado un trabajo en educación como el que tengo ahora. De hecho, si tengo que definirlo, aún me cuesta saber exactamente a qué me dedico. Pero, de esto hablaremos en otra entrada más adelante.

El caso es que, gracias a mi trabajo, tuve la oportunidad de visitar Finlandia y Estonia el pasado mes de marzo. Sobre Finlandia te hablé un poco aquí. Esta vez le toca el turno a Estonia.

La estancia en este país, en concreto en su capital Tallin, fue de un día. En él, se condensó la visita a uno de los centros educativos más innovadores Estonia, la Tallinna XXI Kool, dos reuniones en el centro Innove (que es una institución gubernamental que se encarga de la innovación educativa) y, cómo no, un paseo turístico por las bellas y encantadoras calles de Tallin.

¿Qué aprendí de Estonia?

La Tallinna XXI Kool es una escuela referente en el país de 1385 alumnos, situada en el centro de la ciudad. Me llamaron la atención varios aspectos:

  • Autonomía: esta característica se refleja en la propia escuela, que ha elegido especializarse en inglés, en música y en emprendimiento y robótica. Como ya hablamos en el post de Finlandia, en los países del norte de Europa la autonomía es un rasgo que se trabaja en todos los ámbitos. Sus alumnos también pueden ir escogiendo su itinerario personalizado de un gran abanico de asignaturas (incluso tenían optativa de caligrafía).
  • Personalización: en este sentido también llama la atención las actividades extraescolares. Hay “Hobby Clubs” variados (coro, orquesta, director de sonido, robótica, aplicaciones TIC, química práctica, arte, cocina, diseño de moda, ciencias, teatro, juegos deportivos, natación, danza, ajedrez, etc.) por los que se dan créditos y los llevan profesores del colegio y alumnos del High School.
  • Arte: los pasillos del colegio son impresionantes museos de arte. Pinturas, representaciones, planos, productos de final de proyectos cuelgan por doquier en un edificio que tiene la comunión entre lo nuevo y lo antiguo (físicamente el edificio comparte ambos estilos arquitectónicos debido a una ampliación). Y no solo eso, la música, la dramatización o el baile son actividades de currículo ordinario que esta escuela desarrolla. Definitivamente, los espacios educan y pudimos ver al “tercer profesor” en acción.
  • Tecnología: como línea de centro, la tecnología y la implementación de la robótica en el centro era una realidad. No solo por la inversión en los recursos, sino también por cómo se alinean estos en aras del emprendimiento, el empoderamiento del alumno y la conexión del centro educativo con las exigencias sociales y pedagógicas del S.XXI.
  • Orden: no sé si por el contexto histórico que ha vivido Estonia (dependiente de Rusia hasta 1991), lo cierto es que en los pasillos de la escuela se respiraba un clima de orden que no necesariamente se relaciona con represión. Todo lo contrario, en un baile perfecto de puntualidad, limpieza y organización, los alumnos sabían dónde tenían que ir, no estaban acompañados por profesores, sino que eran autónomos y respetuosos en su estar en el centro.

Fue un regalo ver esta escuela. Sus valores estaban en acción durante la visita y fueron muy acogedores.

¿Por qué Estonia se ha posicionado en la educación internacional?

            En el instituto Innove tuvimos la oportunidad de escuchar dos charlas que hablaban de ello. La primera sobre la situación de la Educación en Estonia; la segunda, sobre el país y su relación con PISA y la OCDE.

            En resumen, pude concluir:

  • Crecimiento rápido: Estonia es un país pequeño y eso juega a su favor. En este curso escolar hay un total de 588 escuelas (incluidas públicas, privadas, de educación especial o adulta). Una buena política educativa hace que los resultados se vean en poco tiempo.
  • Apuesta por la formación de docentes y directivos: y otra vez la clave está en la formación. La preparación de los docentes y la calidad de la enseñanza parece estar íntimamente relacionado en este y en otros países. El cuidado de la formación inicial en la que Gobierno y universidades trabajan como partners, y la formación a lo largo de toda la vida se hace presente como medida en el Ministerio de Educación.
  • Implementación de PISA como modelo de enseñanza: fomentar el uso de las pruebas PISA en la vida ordinaria del aula ayuda, además de la cercanía a la prueba, a que el tipo de procesos cognitivos en el aula sean de orden superior (aplicar el conocimiento de manera competencial).

Como curiosidad, aquí te dejo el enlace de los resultados de Estonia, por si quieres hacer la comparativa de los resultados con España.

http://www.compareyourcountry.org/pisa/country/est?lg=es

Viajar para aprender

Como aprendí en este viaje, puedes usar otros países como espejo para entenderte mejor y decidir qué hacer. Viajar es una forma de crecimiento personal que nos ayuda a ver la vida con mayor perspectiva. Si esto lo aplicamos a nuestro ámbito, pues qué maravilla poder aprender de otras realidades y países sobre el mayor tesoro que tenemos: la Educación.

Si quieres saber más:

Tallina XXI Kool – https://21k.ee/

Centro Innove de Estonia – https://tes.edu.ee/

Logo Desaprende 1 segundo

Suscríbete a nuestro Blog

Únete a esta maravillosa comunidad y recibe ideas, recursos y estrategias del mundo educativo.



You have Successfully Subscribed!